cuentos de vampiros reales

Historias de vampiros reales

Posted on

Se ha explotado la temática de los vampiros durante muchos años. Especialmente en novelas y series de género juvenil, donde estos se ven envueltos en historias románticas. Sin embargo, la idea de que exista un ente que asesine a personas por su sangre, es una idea aterradora, aunque no es una completa fantasía, en la historia se han registrado casos de vampiros reales muy escalofriantes.

La historia de Jure Grando

vampiros reales

Ten en cuenta que las historias relatadas a continuación difieren mucho de las leyendas típicas de vampiros, los casos de vampiros reales son historias de gente con un extraño y macabro gusto por la sangre humana. En este sentido, la primera historia es la de Jure Grando, un hombre que murió en el año 1656, pero, según los locales del lugar donde vivía, siguió apareciendo durante diez años después de su muerte.

Se contaba que Jure Grando aparecía en las noches, merodeando y acosando a sus vecinos, cuando este tocaba su puerta durante las noches, uno de los familiares de la casa amanecía muerto. Para detenerlo, los habitantes del pueblo acompañados por una autoridad religiosa, fueron a la tumba de Jure Grando, la abrieron y lo decapitaron.

Vampiros reales: La condesa sangrienta

Uno de los casos más famosos de vampiros reales, es el de Elizabeth Bathory, conocida como la Condesa Sangrienta, era una mujer de clase social alta que vivió durante el siglo XVI. La historia nos cuenta que, Elizabeth estaba obsesionada con la juventud eterna. Por esta razón, secuestraba a jovencitas hermosas con la ayuda de sus súbditos.

Así, Elizabeth las desmembraba para conseguir su sangre y se bañaba en esta, alegando que de esta forma conseguiría mantenerse joven por siempre.

¿Asustado?

Por último, como puedes ver, no hace falta que seas un hombre o mujer de cara muy pálida que no puede salir a la luz, para ser considerado un vampiro, solo necesitas una mente cabra y una obsesión por la sangre para convertirte en uno de los vampiros reales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *